… y otra mantequilla para toda la semana

Nos empeñamos en buscar como pareja a una persona que sea cariñosa, atenta, buena conversadora, que nos satisfaga sexualmente, que se lleve bien con nuestra familia, que le guste lo que a nosotros y le caigan bien nuestros amigos, que sea divertida e inteligente, que no vaya mal de dinero,  en fin, que nos empeñamos en buscar en la pareja a alguien que nos lo dé TODO y eso es imposible.

Desear un imposible es lo más frustrante que puede suceder porque, entonces, se pasaría uno la vida descartando lo que tiene para irse en pos de algo que no existe.

La pareja, en realidad, no tendría que “darnos” nada, con la pareja sería muy sano compartir  determinadas cosas, muchas incluso, pero jamás TODAS.

Los cantares populares son muy sabios, y también lo es aquel que dice:

“Una me da leche,

otra me da lana

y otra mantequilla para toda la semana”

Con los amigos puedo charlar y divertirme, la discusión sobre política o tecnología puede ser muy interesante con tal persona, el deporte lo hago con este grupo, si necesito ayuda de bricolaje llamo a mi padre, y si quiero estar solo, lo estoy.

Si libero a mi pareja de ser perfecta y acompañarme en todo, es muy probable que yo me sienta mejor, ya que no me disgusto cuando no hace lo que yo quiero y, por tanto, él o ella también estará bien, y cuando compartamos tiempo, éste será de calidad y disfrute.

No somos dos mitades que se juntan por necesidad, sino dos enteros que lo hacen por deseo mutuo.

Y del otro lado igual, no dejéis que vuestra pareja os pida TODO. Un buen “no” a tiempo, puede facilitar una relación sana y duradera.

Si te gustan estos temas, puedes leer también:
Los daños colaterales del cambio
En las relaciones, el poder lo tiene el que quiere menos ¿o será el que más quiere?
Mis hombros preferidos
Que te pongan los cuernos no es tan malo
Anuncios

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a … y otra mantequilla para toda la semana

  1. Pepe dijo:

    Natalia, Natalia, Natalia. Sólo 3 palabras para resumir lo inexpresable. La sabiduría es la acumulación de extractos conscientes de experiencias. El observador acumula sus observaciones personales y esa acumulación constituye el saldo de su sabiduría personal. Porque no parece que exista más que la sabiduría personal. No hay sabiduría sin observador, como no hay “cuantum” material sin observador, según los últimos descubrimientos de la ciencia. La sabiduría es exclusivamente personal. El Universo siempre está ahí y lo contiene todo. El Libro de la Sabiduría siempre está ahí y lo podemos abrir por cualquier página y en cualquier momento. ¡Qué poquita cosa somos…! El llamado creativo parece que crea cosas. Duro bastonazo a nuestra vanidad de vanidades; nada se crea, todo se descubre…
    Natalia, Natalia, Natalia, gracias observadora. A mí, no sé si me falta la leche, la lana, la mantequilla o las 3 cosas. Seguiré buscando por el camino que nos indicas y te seguiré a ti, profesora de marketing. (¿No era eso del marketing, la ciencia de hacer llegar al consumidor lo que demanda?) . GRACIAS observadora.

  2. Virgil-Henry dijo:

    El mito de la media naranja es una parabola de la dependencia afectiva. Y que pasa cuando se despegan ? Las dos partes se secan, pierden zumo y sabor,…
    No soy nada sin ti,…Una perdicion del ego hacia la nada donde se vive por y a traves del otro, sin personalidad propia.
    Tu, yo y nosotros. En la diferencia complementaria que suele ser el principio de una relacion, hay que elaborar una gran amistad comunicativa. Como decia Saint Exupery :
    “Amar es hacer que el otro tome consciencia de lo maravilloso que es, y potenciarlo,…siendo uno mismo,…”

  3. Jorge Vetti dijo:

    Sabias palabras.
    Lo intentaré con mi pareja…

  4. Raimón dijo:

    Perfecto!
    Cuanta verdad hay en tu escrito Ntalia. La pareja no son dos mitades si no dos unidades, y han de vivir y disfrutar de momentos no impuestos, si no deseados por los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s