Las calificaciones no deberían ser lo más importante en la educación de nuestros hijos

niño agobiado por el colegio

El otro día escribí un tuit que tuvo muy buena acogida. La frase es de Leopoldo Abadía (ver post). Decía:

No deberíamos preocuparnos por el planeta que dejamos a nuestros hijos, sino por los hijos que dejamos a nuestro planeta.

Y para dejar hijos que respeten el planeta es fundamental la educación. La palabra “educar” viene del latín, ex ducere, sacar afuera, extraer. Educar no debería ser imponer, sino ayudar a ser, en cambio a los chavales los valoramos por comparación con los demás, no por lo que pueden ser,  y nos esforzamos en “meterles” conocimientos y procedimientos, en vez de tratar de que “saquen” sus cualidades y su creatividad.

Lamentablemente nuestro sistema educativo está basado en el respeto a la norma y no en el respeto a la persona.

Luego nos extrañamos de que los chicos no respeten a los profesores, si nosotros no les respetamos a ellos. Y no hablo de no marcarles límites, sino de hacerlo desde el respeto a su esencia.

Conozco a un chico de 15 años  que sobresale en esfuerzo, pero siempre resulta insuficiente. Lo importante sería que ese, y cualquier otro chaval, encuentre su hueco en el mercado laboral, un hueco en el que trabajar le resulte atractivo (no una condena) y que le permita vivir dignamente.

Pero parece que lo que queremos es que nuestros hijos sean millonarios (aunque “digamos” que queremos que sean felices) porque les seguimos presionando por las notas y apuntándoles  a un montón de actividades extraescolares en las que siguen compitiendo.

A lo mejor ese chico que no es capaz de sobresalir en el formato “examen de memorieta” destacaría en música, en arte, o en deporte, si a esas asignaturas se les prestase la atención que se merecen, y si los chicos no se vieran desmotivados por la constante comparación con los demás o porque, por su carácter, sus genes, la forma en que sus neuronas hacen las sinapsis, su déficit de atención o porque están pasando un mal momento, sus resultados son INSUFICIENTES.

¿Hasta cuándo vamos  seguir construyendo una sociedad competitiva, violenta y poco respetuosa con las particularidades de cada uno?

Deberíamos exigir a nuestros políticos que pacten una reforma educativa. Los demás temas de Estado serán también muy importantes, pero la educación es lo que construye el futuro y, de momento, estamos destruyendo el mundo.

¿Vamos a dejar que nuestros hijos crezcan en el no respeto, el consumismo radical y la violencia hasta que no quede ni un árbol sobre la tierra?

Trabajemos para dejar hijos que se respeten a sí mismos, a los demás y al planeta y, así, tal vez nuestros nietos hereden un planeta saludable.

__________________________

Si te gustan estos temas puedes mirar también en:

Necesitamos un pacto educativo ¡Ya! Por nuestros niños…
La educación prohibida
Cómo enseñar a chavales que tienen la información en la palma de la mano
Los hijos no son propiedad privada de los padres, ni los padres de los hijos…

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Las calificaciones no deberían ser lo más importante en la educación de nuestros hijos

  1. Pingback: Las calificaciones no deberían ser lo más importante en la educación de nuestros hijos | cheyenne5030

  2. Pingback: Usos educativos de las redes sociales | Blog de la escritora Natalia Gómez del Pozuelo

  3. Pingback: La educación de Inés. La educación de mis hijos. | Papá de una niña con Síndrome de Down

  4. Pingback: La educación de Inés. La educación de mis hijos. « Papá de una niña con Síndrome de Down

  5. urdin dijo:

    Para mí, la cuestión no es tanto si han sacado buenas o malas calificaciones, sino porqué.
    El colegio es una institución importantísima en la que, por encima de todas las cosas, se pone en marcha esa ‘maquinita’ que hace posible pensar por uno mismo, para ser en un futuro una persona por méritos propios y no una simple fotocopia, un pelele que se mueve según el viento que sople.
    Y es en este período, en el que a los chavales se les exige un esfuerzo, no ya para saberse de memorieta tal o cual asignatura, sino para aprender a esforzarse, a conseguir las metas.
    No se trata por tanto del respeto a la norma, sino al esfuerzo, a la superación, sin la cual en un futuro qizás no esan capaces de afrontar los problemas.

  6. Rafa dijo:

    Hola Natalia,
    Me enteré de este artículo a través de un RT de @esmarketingon.
    Muy interesante artículo.
    Entro a comentar porque la cita de “…los hijos que dejamos a nuestro planeta.” es de Leopoldo Abadía o, al menos, se la he leído a él en un artículo suyo. No recuerdo en donde, pero he encontrado un blog donde reproducen ese artículo. Muy interesante, creo que te gustará.
    http://www.bandejadeentrada.es/2011/05/leopoldo-abadia-que-hijos-ibamos-dejar.html

    Un saludo,
    Rafa

  7. Diana dijo:

    Una entrada muy acertada, a menudo me planteo qué tipo de escuela me gustaría para mis hijos (aún tengo algo de tiempo para pensarlo) y tengo claro que esa competitividad inútil no nos aporta nada, ni a ellos como individuos ni a nosotros como sociedad.

    Espero que, poco a poco, logremos cambiarlo.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s