Que te pongan los cuernos no es tan malo

El otro día me llamó un amigo para hablarme de un tema personal:

Había descubierto que su novia tonteaba con otro y no sabía qué hacer.

Estuvimos dándole vueltas al tema un largo rato: a cómo se sentía y qué alternativas tenía. Creo que, tras la conversación, se quedó más tranquilo porque, aunque duele, y mucho,  entre los dos llegamos a algunas conclusiones que no solo sirven para este caso, sino que pueden utilizarse en general para enfrentar cualquier problema:

1.       No te subas por las paredes: mantén la calma.

Aunque la primera reacción sea explosiva, aléjate de la fuente del problema y respira hondo.

2.       ¿Por qué ha sucedido?

No se trata de buscar culpables, sino de analizar las causas para evitarlo en otras ocasiones. Lo importante no es lo que “ha hecho” la otra persona, sino “por qué”.

3.       ¿Qué puedo hacer con ello?

¿Qué alternativas tengo? En vez de tomármelo como algo destructivo, puedo utilizarlo para evolucionar y, una vez superado, sentirme mejor.

4.       La responsabilidad es cosa de varios.

Siempre es mejor hablar de responsabilidad que de culpa y nunca suele tenerla una sola persona. En este caso algo estaba fallando en la pareja y esta situación puede servir para solucionarlo y reforzar la relación.

5.       No te saltes etapas.

Hay que pasar por todas las fases del duelo antes de tomar una decisión y comenzar a “curarse”: shock, negación, dolor, comprensión, aceptación…

6.       Escucha a tu estómago.

La mayoría de las veces sabemos lo que queremos hacer antes incluso de hablar del problema. La conversación o el análisis simplemente le ponen “patas” a nuestra decisión tomada con el estómago. Mi amigo quería salvar su pareja y la conversación era solo para sustentar su decisión. (De esto hablaremos más la semana que viene).

7.       Si sucede, conviene, aunque sea duro.

Muchas veces los problemas no suponen un muro para evitar que pasemos al otro lado, sino que nos muestran cuántas ganas tenemos de hacerlo. Probablemente los problemas están ahí porque nos conviene que estén. Y si te cuesta aceptar esto porque el problema es muy grave, puedes cambiar la frase y pensar: si sucede, sucede, pero lo que me afecte el problema dependerá de cómo me lo tome y cómo lo trabaje.

Es importante comentar que a mi amigo no le di consejos, le di mi opinión y solo porque me la pidió. Él tendrá que ver qué quiere hacer o qué le conviene. Igual que en este artículo: no se trata de consejos, sino de opiniones sobre cómo enfrentar problemas de forma más amable.

Desde aquí mucho ánimo (y mucha calma) a los que lo están pasando mal.

Artículos relacionados:
En las relaciones, el poder lo tiene el que quiere menos ¿o será el que más quiere?
Mis hombros preferidos
Hablemos del tiempo
Las 10 claves para que las vacaciones de tus hijos no te vuelvan loco
Y a ti, ¿qué es lo que más te aburre?
La vida es juego 
_______________________________________________________________
Las gordas y las muertas se parecen, me dije… Así comienza mi novela Dos de tres Leer más   ______________________________________________________________________________

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Que te pongan los cuernos no es tan malo

  1. Tomás dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo,una relación es cosa de dos y si no funciona algo están haciendo mal ambas partes. Por otra parte aunque poner los cuernos no es ético no se puede reprimir el deseo sexual,quizás por un tiempo,pero no de forma ilimitada.
    Saludos a todos.

  2. Alfonso dijo:

    Justo hace un momento me acabo de enterar que mi novia me engaño con otro, pero ella no sabe que me enteré, ese es el problema, no se que hacer, cuando me hable no le contestare con el mismo amor y entusiasmo que antes, porque se que me fue infiel. No se si decirle que lo se, o simplemente terminar con ella. por eso acudi aqui, se que no es para dar consejos, pero si alguien puede, denme su opinion.

  3. Eli dijo:

    Yo pasé por esa situaciòn y lo perdoné, pero lo admiraba tanto que no fui capaz de seguir a su lado. Pienso que si se fijó en otra es porque pensó que lo nuestro ya no funcionaba. Hoy somos amigos. Yo puedo vivir sin él. Pero él me busca constantmentecpara pedir consejos y demás.

  4. @famoman dijo:

    Pues a mi me parece que una tipa que tontea con otro es una golfa. No hay que darle más vueltas.

  5. maria dijo:

    Yo he pasado por esta situacion, o mejor dicho estoy pasando por ella. ahora ya voy por la etapa de la comprension… mi relacion con esta persona fue de 20 años y tres hijos, y perdoné demasiado y di no una segunda sino tervera y cuarta y quinta y sexta oportunidad, sinembargo pienso que no hize bien, perdonaba pero no me enfrentaba, perdonaba pero no olvidaba… ahora pienso que la chica que esta con mi ex , es un angel caido del cielo que ha venido a salvarnos a todos por eso desde aqui les doy las gracias por haberse llevado a mi ex compañero…

  6. Maria Pau Moore Pujol dijo:

    Yo le puse los cuernos a mi hombre . En el trabajo conocí a un chico muy guapo y muy seductor . Empezamos a flitear en los descansos del laboro , hasta que nos enrollamos . Duró un par de meses , pero ya que los dos teniamos pareja , lo dejamos correr , ya que no nos veiamos viviendo juntos los dos . Se lo conté a mi pareja y aunque no le gusto , me perdono . A causa de esto la relación con mi pareja evolucionó hasta que acordamos tener relaciones abiertas . Asi seguimos juntos pero con aventuras .

  7. Anónimo dijo:

    Yo pasé por esa situación tan díficil, tal y como tu lo has puesto, solo que a parte de vivir estas fases que comentas (“shock, negación, dolor, comprensión, aceptación”) llegué a perdonar desde el fondo de mi corazón, y accedí a darnos una segunda oportunidad!

    Porque al final lo que cuenta es el presente, y mi presente junto a esa persona, por nuestros sentimientos, si que vale la pena!

  8. Jordi Collell dijo:

    Me gusta tu razonamiento Natalia, tiene espíritu de coach!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s