La importancia de aceptar un NO por respuesta

La semana pasada hablábamos de ser capaces de decir NO sin generar un conflicto, es decir lo veíamos desde el punto de vista del emisor.

Hoy nos toca recibir un NO por respuesta… y sonreír.

Cuando hablamos de la importancia de decir NO, parece que todos lo entendemos, “en cambio, seguimos insistiendo en que nuestros hijos obedezcan sin rechistar, pero saber negarse es algo muy importante y especialmente en el caso de los niños, ya que más adelante se enfrentarán a situaciones incómodas o a temas graves como las drogas y mantener su propio criterio será clave para su desarrollo humano. Y, una forma de aprender, es diciendo que no a sus padres cuando no están de acuerdo con algo.

Contradecir a los padres es de las primeras cosas que aprende un bebé y los niños lo utilizan para afirmarse. Luego, con los años, esta necesidad va disminuyendo y recobra de nuevo fuerza en la adolescencia. Cuando son jóvenes y tienen mayor autonomía les resulta más difícil decir “no”, ya que para ellos es importante evitar conflictos, que haya buen ambiente en su entorno y caer bien a los demás. Pero si no les enseñamos a manifestar su desacuerdo y a hacer lo que consideran apropiado, al final podrían anteponer las opiniones o deseos de los demás a los suyos, y esto podría causarles problemas de autoestima y seguridad, convirtiéndoles en seres volubles a expensas de los otros.”(1) Una buena forma de enseñárselo es aceptando su negativa a hacer algo.

Lo mismo sucede con los colaboradores o compañeros. Si no aceptamos su negativa o su desacuerdo con nuestro planteamiento, es muy probable que eso genere conflictos en el equipo o que no haya discusión real sobre los temas, ni un contraste de peso a nuestras ideas.” (2)

¿Y con la pareja, los amigos, los hermanos y cualquier otra persona del entorno?

Nos cuesta aceptar el NO porque pensamos que no nos niegan “la cosa” en sí, sino que nos niegan a nosotros como personas. Si invitamos a alguien a ir al cine y nos dice esa persona que está cansada, se nos viene el mundo al suelo porque nos habíamos hecho una imagen mental de los dos sentados en la semipenumbra comiendo palomitas y cuchicheando (o cualquier otra cosa :)). Pero el plan puede seguir siendo el mismo: voy yo solo y dejo los “cuchicheos” para otro momento.

Cuánto más independientes somos mejor aceptamos un NO por respuesta, cuánto mejor aceptamos un NO, más nos respetan a nosotros cuando lo decimos y más afianzamos nuestra independencia.

¡Es un círculo virtuoso!

(1) y (2) Extraído del libro Buen padre, mejor jefe

Artículos relacionados:
La importancia de decir ¡NO!
Gestiona tu tiempo para ser más feliz
Cómo corregir sin herir

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Educación, Empresa, Habilidades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La importancia de aceptar un NO por respuesta

  1. Lore dijo:

    Aceptar un No es duro y mas si querés mucho a alguien.
    Si ese alguien, te piden todo el tiempo una cosa y uno dice SI, y cuando le pedís algo a esa persona (nada caro, imposible , ni que requiera esfuerzo) y q por egoísmo, falta de voluntad, falta de empatía, comodidad, te dice NO… es lógico que ese “NO” yo lo voy a tomar muy mal y a esa persona la voy a sacar de mi vida para no ser más su felpudo.
    Si le hago un regalo a alguien (me pasó) y me dice q no lo quiere en ese momento y q se lo de en varios meses, pero después d ese tiempo no lo pide y t deja perpleja, sin motivo alguno x el cual rechazar el regalo en ese momento (y no era algo feo), es obvio q lo también lo tomo mal, xq un regalo es una demostración de afecto y esa persona lo sabe. Y en los dos casos me refiero a la misma persona. Si le pedís, te dice NO y si le das te dice NO, pero solo t usa para satisfacer su necesidad fisiológica u onanista, es obvio q se trata d una persona peligrosa xq sabe d tus sentimientos pero aún así t lastima y t dice NO, es xq t está diciendo “NO me interesás” y eso si es personal.

  2. Interesante. Además de enseñarles a decir no a nuestros hijos y a aceptar sus negativas y las de otros (amigos, compañeros trabajo, etc) es importante hacerles entender que a ellos también les pueden decir que No y el mundo no se acaba. A veces no se atreven a dar un paso paralizados por una posible negativa del compañero o compañera de clase, y lo sufren en silencio sin saber nunca, además, si la respuesta hubiera sido Sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s