¿A dónde nos lleva lo digital?

Estoy convencida de que “lo digital” nos lleva hacia lugares inexplorados y muy potentes.

En el libro Elogio del texto digital, al que llegué gracias a una recomendación de Javier Celaya en Dosdoce (y especifico esto por lo que comentaré sobre las sinapsis), José Manuel Lucía hace un precioso viaje por la evolución de la “tecnología” de la escritura que veremos a continuación.

La oralidad y la escritura tienen mucho que ver con la creación, la conservación y la difusión del conocimiento, por eso es interesante analizar las diferentes etapas:

  • La escritura nació en torno al año 3500 a. de C. Fue una evolución de la oralidad como tecnología para combatir el olvido.
  • Al principio se utilizaban tablillas de arcilla o de cera (3300 a. de C.)
  • El uso de los rollos de papiro (siglo VII a. de C.) favoreció la democratización de la escritura y, en consecuencia, la generalización de la educación.
  • La aparición del códice (forma de libro) de pergamino (siglo II) supuso un cambio muy fuerte de tecnología.
  • Con la llegada de la imprenta en el siglo XVI se multiplicó el alcance de la información.
  • En el siglo XVIII, el autor, como creador del conocimiento, era glorificado.
  • El siglo XX fue el que trajo una nueva oralidad: el teléfono, la radio, el cine o la televisión.

La oralidad y la escritura son en realidad dos caras de la misma moneda: la difusión y conservación del conocimiento.

Y llegamos al siglo XXI con la aldea global y, en mi opinión, el manejo neuronal de la información (sea esta oral u escrita, poco importa).

Un texto (al igual que un archivo de audio o de vídeo), ya no tienen por qué ser algo lineal y plano, sino que puede estar interconectados con todo el conocimiento humano.

Ahora se trata de capas y redes de información, sin que eso suprima en absoluto el placer de leer una buena novela en un libro de papel. Si, además, uno está tumbado en un buen sofá con una copa de vino al lado, el placer es triple.

Para mí, la gran potencia de lo digital es que ya no hablaríamos de la inteligencia colectiva, que sería la suma de las inteligencias individuales, sino de la inteligencia colaborativa, que es la multiplicación de las inteligencias individuales.

Por tanto, en este presente/futuro digital, puede resultar interesante aplicar los siguientes principios:

  • Ser capaces de adaptarse al cambio. Liberarse del miedo es la mejor forma de trabajar (sí, de trabajar) en la actualidad.
  • Darle una patada al EGO. Ya no importa tanto el individuo, ni como escritor o creador de textos o imágenes ni como trabajador, sino cómo ese conocimiento está “en red” e interactúa con el resto.
  • Más que el número de neuronas lo importante son las sinapsis que se realizan. Si generas información o ideas de calidad, pero las guardas en un cajón, es como si no existieran. Si sacas la información y las ideas a la luz, éstas se reproducen y crecen.
  • Al igual que nuestro cerebro tiene neuroplasticidad (si ejercitamos una zona, ésta se desarrolla más), lo mismo sucede con la información mundial: puedes “inventar” el futuro de la humanidad desarrollando información sobre un tema determinado, que hará sinapsis con otros y crecerá.
  • Si te aferras a las ideas antiguas, no dejarás sitio para las nuevas y volvemos al primero de los puntos: sobrevive el que mejor se adapta al cambio.

La forma de procesar y conectar el conocimiento, las ideas y las personas, será lo que moverá el mundo.

Si quieres recibir por mail estos artículos (suele ser uno a la semana) puedes suscribirte al blog arriba a la derecha.

Artículos relacionados:
Variedades digitales de 2012 y tendencias para 2013
11 tonterías sobre redes sociales
¡Ahora sé por qué son adictivas las redes sociales!

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Literatura, Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿A dónde nos lleva lo digital?

  1. Muy buenos días, Natalia y amigos y amigas del blog,

    Unas reflexiones de enorme valor. Ojalá sepamos tod@s practicar algo tan difícil como la suspensión del ego. Tomamos nota de tus consejos.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

  2. Reblogged this on Crisis o desafío and commented:
    Adaptabilitat al canvi i col·laboració sense vanitat, claus de la comunicació moderna. Magnífic post al bloc de la Natalia Gómez del Pozuelo.

    Adaptabilidad al cambio y colaboración sin vanidad, claves de la comunicación moderna. Magnífico post en el blog de Natalia Gómez del Pozuelo.

  3. En el momento en el que estamos, me asusta que deje de invertirse dinero público en cultura, puesto que la cultura y, para mí, especialmente la literatura, mueven mucho todo nuestro mundo, y si no que se lo digan a Julio Verne…

  4. Saul Eduardo González dijo:

    Si voy al trabajo de 45 horas a la semana, realmente consumo 5 horas más para comer, 10 más para transporte ida y vuelta, en el mejor de los casos, 5 más para alistarme por la mañana y tal vez 5 más para reposar el trayecto de regreso a casa. En total, 70 horas digamos de trabajo bruto.

    Pero como hoy puedo trabajar en casa, el computador portátil se queda prendido día y noche y recibe correos a todas horas, me levando, tomo un taza de café, y me siento a revisar correos urgentes (digamos esto pasa a las 7:00 AM), durante mi jornada “descansada” en casa y en lapsos muy pequeños, desayuno, como y ceno ante el computador, me baño y visto en forma deportiva en 30 minutos, tal vez hago media hora de caminata estática y finalmente al termino del día me levanto del “trabajo” como a las 22:00 horas, si no hay algo “importante” que atender. Total de horas “normales” a la semana, quitando 5 de lo no útil: 70 horas de trabajo NETO.

    ¿A dónde nos lleva lo digital?

    Saul Eduardo

  5. Jorge Ángel Vetti dijo:

    Y si le diésemos la vuelta a la interpretación darwiniana (totalmente válida hasta el presente, en cuanto relación supervivencia-cambios) e intentáramos concebir una sociedad donde la SOLIDARIDAD permitiese sobrevivir a TODOS? Si “Utopía” fuese el reino sin COMPETITIVIDAD?
    Si la ausencia del “Ego” estuviese tan asumida para construir una sociedad lo suficientemente “fraterna”, donde no hubiese que “sobrevivir”, donde el dominio de las fuerzas naturales se encarara desde la cooperación (amén de ser el único modo posible)?
    Con esa perspectiva, la tecnología será un gigantesco impulso para construir un mundo mejor.

  6. Coincido contigo Natalia, la inteligencia colaborativa y estar en red. Debo darte las gracias por los consejos para poner mis libros a la venta en el blog, fue un poco más complicado pero ha quedado bien. un saludo de amistad Juan re-crivello

  7. joanillo dijo:

    Hola Natalia:

    no lei el libro que mencionas pero la pregunta que planteas partiendo de su lectura es sumamente interesante: ¿a dónde nos lleva lo digital? Precisamente llevo un tiempo tratando de recopilar acciones cotidianas que están cambiando radicalmente empujadas por las nuevas tecnologías, y la verdad es que en cualquier ámbito encontramos casos llamativos. Por ejemplo: recientemente hice un viaje de placer con la familia a Eurodisney y me sorprendió el hecho de comprobar que ya son mayoría las personas que no llevan cámara de fotos, sino que hacen sus instantáneas con los smartphones. ¿Se acerca el final de algunas empresas fabricantes de este sector? Si nos dijeran hace años que las cámaras de fotos fueran a desaparecer, ¿nos lo creeríamos?

    Volviendo a tu cuestión, el mundo digital nos tiene que llevar al desarrollo de nuevas competencias personales que no solo deben ir enfocadas a lo “práctico” (saber entender y usar estas herramientas tecnológicas), sino que afecta también a nuestra actitud ante el conocimiento: las personas que quieran triunfar en el siglo en el que estamos deben tener una gran dosis de curiosidad y observación sobre todo lo que asome por el horizonte, y una enorme capacidad de cambio para abandonar conceptos ¿viejos? e incorporar los nuevos. Cambio constante y adopción permanente de nuevas herramientas. Ahí es hacia donde nos conduce el mundo digital. ¿Están los individuos concienciados y capacitados para la nueva era? Tengo bastantes dudas al respecto. Creo que los cambios en la tecnología van más rápido que los cambios “mentales” de las personas.

    Un cordial saludo

    Juan José
    http://www.silosenovendo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s