No hay solución, solo es un paseo

Hoy quiero escribir a los hombres, en realidad quiero “comunicarme” con ellos, porque con las mujeres lo hago constantemente; esos hombres parcos en palabras hasta que se sueltan, esos hombres que tratan de hacerse los gallitos (o los tímidos, o los antipáticos, o los encantadores, o los desentendidos, o los sumisos…) hacia fuera para no mirar dentro.

¿Pero qué es eso de mirar hacia dentro de lo que hablan todos?

A veces miran y no ven nada o buscan la solución a problemas que no la tienen porque ni siquiera son problemas, pero aún así, sienten que deben encontrar una solución porque eso va a demostrar su valor.

Pero ese hombre no necesitaría  demostrar su valor porque no lo tiene, porque es exactamente el mismo  que el de un indigente, un letrado o un carpintero. El ansia de demostrar ese valor que no tenemos ni importa que tengamos, es lo que nos hace vivir con una desazón permanente que nos lleva a dar vueltas en una noria atados al dinero, al deseo, al alcohol, a Manuela la de las caderas anchas o a tomar el café en el mismo bar cada mañana.

Caminar por el mundo sin nada que mostrar es eso tan sencillo que todos buscan sin encontrar.

No es necesaria una solución, para encontrar eso que todos buscan solo hay que salir a pasear. Cuando atraviesas el aire con tus mejillas y tocas la niebla con la punta de los dedos no hay más que eso: el paseo.

Si quieres recibir por mail estos artículos (suele ser uno a la semana) puedes suscribirte al blog arriba a la derecha. 
Y si te gustan estos temas puedes mirar también en:
 
La necesidad de hacer kilómetros en vez de dar pasos
Un texto de Galeano para empezar el 2013
El caos forma parte de la armonía

Acerca de Natalia Gómez del Pozuelo

Nací en Madrid el siglo pasado (el año da igual ¿verdad?), estudié Empresariales e hice un postgrado en Marketing por la universidad de Berkeley, lo que me sirvió para trabajar más de 15 años en diferentes puestos directivos de varias empresas multinacionales. En ellas aprendí mucho sobre gestión, proyectos, marketing y comunicación. Salir de España y vivir en varios países me hizo entender que “tener razón” no es importante, lo que sí es crucial es mantener la mirada abierta y creativa para observar la realidad desde diferentes puntos de vista y tratar de vivir en consonancia con aquello que nos produce bienestar. Por ello, un día, en un momento de lucidez decidí cambiar de rumbo y dedicarme a escribir. Hoy, 10 libros y muchos artículos después, siento que hago lo que de verdad me gusta, tanto en la escritura como en la formación y en las conferencias que imparto.
Esta entrada fue publicada en Pensamiento y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No hay solución, solo es un paseo

  1. Disculpe la intromisión. Sigo su blog habitualmente, así que, antes que nada, felicitarla y agradecerle que comparta con nosotros sus ideas.
    Respecto a este último post: demasiado blanco/negro. Los hombres nunca entenderemos del todo a las mujeres y me temo que el desencuentro funciona en ambas direcciones.
    No recuerdo el pueblo, pero tiempo ha, en alguna clase de etnología, me hablaron de una tribu norteamericana que creía que al hombre lo había creado el Sol y a la mujer la Luna, y que, aunque podían vivir juntos e incluso aparearse, eran dos animales de razas distintas. Benditos salvajes!
    Lo de dejar un comentario ha sido como una imposición del azar. Casi al tiempo que leía su entrada me encontraba con un artículo del número 7 de la revista Orsai titulado, nada menos que “¿Para qué sirve un varón?”. Es curioso; tampoco aclara mucho pero tiene cierto aire de complemento.
    Si le apeteciera, puede entrar en

    e ir a la página 32.
    En cualquier caso, felicidades y gracias de nuevo su blog.

    • Gracias por tu comentario Ferdinandus, y comentar desde aquí, que en el artículo no me he debido expresar bien, porque cuando digo que el hombre no tiene valor, quiero decir que la mujer tampoco, y que eso significa que ambos tienen todo el valor del mundo (en sentido literal), al igual que una flor, un pájaro o un carpintero. Si el pájaro es carpintero, eso tiene valor doble 🙂

      Me parece que he dado en algún punto sensible de algo (el concepto de valor que tienen las personas) porque algunos me han escrito “enfadados” en privado.

      Saludos a todos esos hombres maravillosos y sin valor, y con todo el valor del mundo que no hace falta que demuestren. Nosotras tampoco.

  2. yvanconejero dijo:

    Buenos días Natalia, maravilloso artículo. El valor solamente podrá ser demostrado o encontrado si nos conocemos bien; la mayoría de las personas aún no nos conocemos, ni sabemos quiénes somos y menos, hacia donde vamos. La confianza y la seguridad en uno mismo sacará a relucir “algo” que nos impulsará hacia el exterior. Por lo demás… hay hombres, y hombres… al igual que mujeres.

    Gracias por compartir Natalia, feliz semana!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s